La importancia de entrenar a la Escuela

La base es el futuro y, en esa sección del Club, la Escuela de 2013 y 2012 se lleva la palma. Los jugadores más pequeños son el sustento y la ilusión del García Traid y es por ello que antes de terminar la temporada Jorge Gracia, entrenador de la Escuela de 2012, y Héctor Claver, de la Escuela de 2013, debían resumir las sensaciones adquiridas durante la temporada 2018/2019.

Desde el CF Hernán Cortés se intenta inculcar la importancia de trabajar, crecer y mejorar desde bien pequeño y es por ello que la importancia de entrenadores como Héctor y Jorge es fundamental. Así, saber qué opinan ellos de la temporada que han vivido resulta fundamental para resumir los últimso 10 mes de entrenamientos y competición. "Ha sido una temporada bonita y de aprendizaje tanto para los chicos como para nosostros", asegura Jorge. 

Ellos, en periodo de crecimiento como entrenadores, valoran mucho lo vivido esta temporada. Saber desde que patrones han marcado el año también es importante y, ahí, Héctor no ha tenido dudas. "Por encima de todo queríamos inculcar el trabajo en equipo y el respeto, además de conseguir que en este año se formara la base sobre la que apoyarse y seguir creciendo en la larga trayectoria que les queda".

Ésta puede ser vista como la campaña sobre la que cimentar la evolución de los jugadores y tanto Jorge como Héctor lo han sabido desde el principio. Por ello, la evolución del equipo es determinante dentro del análisis. "La progresión nos ha sorprendido a todos", asegura Héctor mientras que Jorge aún muestra la "sorpresa" por la capacidad de los chicos de crecer y mejorar.

Satisfacción completa
Las temporadas son largas y es por ello que resulta importante entender dónde están los puntos determinantes de la evolución del equipo. Para Jorge, la evolución y el crecimiento del equipo ha estado en "el ambiente y el compañerismo en el grupo". Desde él se ha popdido crecer en contexto futbolístico, detalle que para Héctor ha sido fundamental en jugadores de tan corta edad.

Con todos estos ingredientes no hace falta preguntar qué grado de satsifacción deja la temporada en los entrenadores. La sonrisa les delata. "La temporada la cerramos con un alto grado de satisfacción gracias a la evolución de los chicos", afirma Jorge, mientras que Héctor se atreve a catalogar su satisfacción de 10 porque "es muy satisfactorio enseñar a unos niños con tantas ganas de aprender". En definitiva, un éxito para todos. Para los jugadores, los entrenadores y el Club.

Buscando un broche de oro

Este sábado, tanto Infantil A como Alevín C cierran la temporada con la disputa de las finales de Segunda Infantil y Segunda Alevín, respectivamente. Se trata de un broche de oro para las exitosas temporadas de los equipos de David Guzmán y Abel Tamayo. Por ello, y antes de llegar al ansiado sábado, ambos han expresado su ilusión por cerrar la temporada como merece tras confirmar la tremenda emoción que supone un partido así.

Infantil A
Tras el ascenso de categoría, David Guzmán ve el encuentro de este sábado a las 10.00 horas como "un gran premio que demuestra que se ha trabajado bien a lo largo de la temporada". Además, ofrece una gran oportunidad para un equipo "inconformista". "Aunque se ha conseguido el ascenso se nos quedó la espina del título. Por ello, ganar la final sería un gran premio para unos chicos que pase lo que pase son unos campeones", analiza Gusmán.

El duelo cierra una gran temporada y lo hace con Helios como rival. Preguntado por el rival, el entrenador confirma que "lo que les he podido ver es que es un equipo compacto con calidad y por supuesto están en la final porque han echó méritos para estar por lo que se plantea un partido emocionante". La previa del partido va por el camino de un duelo complicado, pareja y muy emocionante.

Alevín C
Cuando el Infantil A comience su partido, el Alevín C estará cerrando ya el suyo. Desde las 09.00 horas, los de Abel Tamayo se enfrentan a El Olivar en un partido que no sólo cierra la temporada sino la etapa alevín de un gran grupo de jugadores y amigos. Con todo, éste es un partido que se define como "un premio al trabajo que han ido haciendo esta temporada".

Abel confirma que "cada partido que hemos jugado de más, ha sido una muestra del buen camino recorrido, llegando a una final, que hace un mes ni casi nos proponíamos". Así, "podríamos poner un broche de oro a este equipo ya no solo este año, si no en los dos años de alevin". En las dos temporadas el equipo ha sido sucampeón liguero y esta final les ofrece una inmejorable oportunidad.

La opción de ganar es muy buena pero Abel señala las vivencias que este partido pueda dar. "Disfrutaremos de cada momento de ella, se gane o se pierda", confirma. Enfretándose a El Olivar, el Alevín C se ve las caras con el que es, para Abel, "posiblemente el mejor equipo de Segunda alevín". La exigencia será altísima peor la iluisón del Alevín C, también.

Badr el Harifi: Éste es un grupo maravilloso

Pese a que el pasado fin de semana el Infantil B terminase la temporada tras caer eliminados en los octavos de final de la Copa del Tercera Infantil, la alegría y la satisfacción del cuerpo técnico es muy alta, como así ha confesado Badr el Harifi, más conocido como Bart. El entrenador del equipo ha confesado orgulloso por el camino y el éxito de un "grupo maravilloso".

 

Cuestionado por el equipo, el míster es sincero. Creyendo que es un gran grupo, lo ve como "una piña dentro y fuera del campo". Asegurando que destaca por el "compañerismo entre todos ellos". Independientemente de que "juegue quien juegue". La satisfacción de ver un grupo honesto y generoso convence a un Bart que define la temporada realizada como "muy buena".

 

"Creo que hemos realizado una gran  temporada. Hemos manteniendo un nivel altísimo y hemos competido siempre al máximo. Quizás en algunos partidos no ha estado la suerte de nuestro lado". El análisis futbolístico es amplio y no quita nada para el gran objetivo del grupo que no era otro que conseguir que "todos los chicos progresen individualmente y colectivamente".

 

La espina copera
Tras una temporada en la que quedaron terceros clasificados en liga, la ilusión por la Copa era alta pero el pasado fin de semana una dura derrota nete Montearagón dejó fuera de los cuartos del final al Infantil B. Es una derrota dolorosa porque "llegábamos con mucha ilusión y con el objetivo de competir al máximo y llegar lo más lejos posible". Tristemente no se pudo cumplir tal objetivo pero nada quita el orgullo y la satisfacción de la gran temporada realizada.

Sergio Carrasco: La progresión está siendo brutal

En el fútbol el puesto del entrenador de fútbol base es muy agradecido. Desde él se nota la evolución de los jugadores y más si estos son tan pequeños como en edad Prebenjamín. La satisfacción con esta edad es elevada, como asegura Sergio Carrasco, entrenador del Prebenjamín del Club. Entrenar esta categoría "es disfrutar día día enseñando a los chicos a relacionarse entre ellos y que trabajen en grupo formándolos para que puedan pasar a las siguientes categorías".

 

La satisfacción es muy alta desde el cumplimiento de objetivos muy estipulados en las relaciones y la evolución y en los que los resultados están en un segundo plano. Aquí la evolución no la marcan las victorias. "Los objetivos que me marco es ver crecer a los chicos tanto dentro como fuera del campo y que respeten a sus adversarios mediante el deporte". La frase de Sergio resume su filosofía de entrenamiento para lo que él considera una "larga labor" que deja el regusto de que "partido a partido y entrenamiento a entrenamiento" se ve la evolución de los jugadores "dentro y fuera del campo".

 

Una gran temporada
Con todo, la temporada está siendo exitosa. Lo es porque Sergio ve evolución en sus jugadores. Crecen y lo demuestran en el día a día. La evolución ha sido "de menos a más" en un equipo "al que cada vez se le nota más el espíritu de lucha". Por ello, ésta "es una temporada de una progresión brutal" dada la implicación del propio Sergio y de Pedro y Nacho, sus dos ayudantes, y, por supuesto, de la labor de "aprendizaje de los chicos", los grandes protagonistas.

Raúl Valero: Ha sido una liga muy exigente

Este domingo siempre se recordará en las cabezas de los integrantes del Cadete C. Los jugadores que dirige Raúl Valero se impusieron (3-1) al Atlétio Ranillas y se plocalamaron campeones del grupo III de Tercera Cadete. Con esta victoria se destaó la alegría y, posteriormente, las felicitaciones y análisis. El primero de ellos lo ha hehcho el entrenador que se muestra emocionado, contento y recompensado por el esfuerzo que han firmado todos y cada uno de sus jugadores.

 

"Ha sido una temporada muy trabajada. La competitividad de los primeros ocho clasificados ha hecho que sea una liga exigente", ha aseguraod Raúl. "Nos hemos enfrentado a equipos cuyo nivel exigían una intensidad superior", ha concluído en su análisis de una temporada que para él "supone conseguir la recompensa de unos meses de trabajo y constancia".

 

Una familia
El derroche de los jugadores ha sido altísimo y su unión, también. "Son unos chicos fantásticos", asegura.  "Ellos mismos se denominan como familia y ahí está parte del secreto del éxito de este grupo". "La unión entre ellos ha hecho que fueran uno". Esa compenetración ha sido crucial, la ambición, también. "Sus ganas de aprender y progresar llama mucho la atención", sentencia un Raúl Valero emocionado por lo conseguido en una temporada inolvidable.

Ovidiu Tonstsch: Ésta es una temporada de aprendizaje

Todas las temporadas y categorías tienen sus dificultades pero la llegada a la categoría alevín es destacada. El salto de Fútbol 8 a Fútbol 11 es importante, como así destaca Ovidiu Tonstsch, entrenador del Alevín B. Para él la temporada que está viviendo el equipo es dura y exigente pero, a la vez, gratificante. 

 

"Definiria a esta temporada como un tiempo de transicion al Fútbol 11. De aprendizaje y de descubrimiento en todos los sentidos, con momentos buenos y otros, menos buenos", afirma un Ovidui que asegura que el equipo no está viviendo una buena racha. "Estamos pasando un momento de inflexion pero con seriedad, trabajo y paciencia, saldremos del bache", afirma. La seguridad por pasar la circunstancia actual es total porque lidera "un grupo unido y formado por jugadores con potencial".

 

Recuperar sensaciones
Sabiendo el tipo de grupo que tiene es importante remarcar los objetivos y en saber diferenciarlos está un detalle determinante. "Cuando hablamos del futbol base, pienso que los objetivos principales deben ser aprender, mejorar y disfrutar", asegura Ovidiu aunque "además de estos, tambien existe como objetivo deportivo mantener la categoria, teniendo en cuenta que todos son alevines de primer año y juegan una categoria engañosa como es Primera Alevin".

 

Sin ninguna petición a corto plazo ya que en el fútbol como en la vida "hay que soñar, tener fe y, sobre todo, actuar", Ovidiu y el Alevín B entran y se esfuerzan para "recuperar las buenas sensaciones que antes el equipo transmitía" y que nadie duda que recuperarán en las próximas semanas y jornadas.

 

Josema Martín: Ahora estamos acompañando el buen trabajo de resultados

Mientras el Juvenil A lucha por la salvación en Liga Nacional, el Juvenil B hace lo mismo en Primera Juvenil. El equipo de José Manuel Martín lucha por mantener la categoría tras una temporada nada sencilla. La derrota (0-2) ante el Racing Zaragoza el pasado fin de semana rompió una excelente racha de resultados de un equipo que acumulaba tres victorias consecutivas. Con esta dinámica y el cambio de tendencia, Josema pretende centrar la evolución de un equipo al que llegó comenzada la temporada pero del que hace semanas se siente tremendamente orgulloso. Por su derroche, evolución y sacrificio.

 

Dadas las circunstancias, Josema habla de la actualidad del equipo desde la exigencia más inmediata. "Tratamos de que el equipo no piense más allá de la semana que estamos viviendo", asegura. Así, "nuestro mayor objetivo es preparar el partido del fin de semana con las mayores garantías posibles para poder ganarlo. Nada más". La ambición es alta y más tras los últimos resultados. "Ahora estamos comenzando a acompañar el buen trabajo con resultados positivos.  Esto ayuda a reforzar el trabajo de los jugadores y motiva a trabajar más y mejor".

 

La actualidad se ve de otro color para un grupo que no ha vivido momentos buenos. "En las peores situaciones es cuando se ve realmente la calidad humana y estos chicos nunca han bajado los brazos, vayan mejor o peor las cosas". Por ello, Josema asegura que "son grandes compañeros dentro y fuera del campo". Así es más sencillo crecer y crear nuevas dinámicas. 

 

Aprendizaje constante
"Nos está tocando vivir la cara B del fútbol, esa que nadie quiere vivir", cuenta Josema. "Un mal inicio de temporada y la poca fortuna con las lesiones nos ha obligado a trabajar en situaciones difíciles y afrontar partidos en condiciones límite. Por ello, los chicos están teniendo que aprender a lidiar en situaciones nuevas para ellos, desempeñando distintos roles en distintas posiciones o esquemas, explica con exactitud. Por ello, la temporada está siendo de un gran "aprendizaje táctico y mental" y dejará el poso de estos meses con sensaciones positivas en los jugadores, más allá de los próximos resultados o, incluso, de la clasificación final.

Ángel Gálvez: Estamos por encima de las expectativas

La formación es capital y saber cómo hacerlo, más. Por ello hablar con Ángel Gálvez, entrenador del Benjamín D, es determinante para saber cómo trabaja el CF Hernán Cortés su base y la importancia que hay en el Club de formar a los jugadores dentro de la competición y la consecución de objetivos.

 

La formación dentro del juego y los entresijos del fútbol es importante como así define Ángel. "El objetivo principal de la temporada es la continua formación de los jugadores, tanto a nivel deportivo como personal. Después, el objetivo es competir todos partidos desarrollando nuestra idea de juego e ir avanzando de cara a próximas temporadas". Mirando al futuro desde la exigencia de presente.

 

Así, desde el día a día, Ángel Gálvez cree que "la temporada va por encima de las espectativas marcadas". "Somos un equipo Prebenjamin compitiendo contra benjamines un año mayores", como asegura en una afirmación que hacen que "estos chicos no dejan de sorprendernos". Orgulloso de lo que considera "un equipo valiente" y "muy trabajador", el Benjamín D mira con ilusión a la actualidad y al futuro a corto plazo.

 

Un premio
El futuro puede ser ilusionante para estos chicos y, a corto plazo, también. "Ahora mismo nos encontramos en la segunda fase de la liga. Como les digo a los chicos, esta fase es un premio al trabajo, por lo que toca disfrutar del camino y luchar hasta donde lleguemos, pero que para mi, ya se ha hecho un gran trabajo pase lo que pase ahora". El orgullo es máximo de un equipo que, liderado por Ángel y sus ayudantes Ciria y Nueno, no tiene techo. Ni ahora ni en el futuro.

Ricardo Penco: El objetivo es conseguir el necesario ascenso

En los patrones del Hernán Cortés está el objetivo primordial de formar a los jugadores. En etapa de formación, el principal horizonte es terminar la temporada siendo mejores. Crecer, mejorar y evolucionar es una obligación que, poco a poco, va creciendo con la competición y los resultados.

 

Éste puede ser el ejemplo del Cadete A y de Ricardo Penco, entrenador del equipo. Pese al objetivo de seguir formando a los jugadores, en esta ocasión hay un matiz muy importante, como él mismo confirma. "Claramente el objetivo es conseguir el necesario ascenso de categoría", asegura. "Las premisas son claras desde el principio si bien este debe ser conseguido fruto de un trabajo bien hecho a modo de premio ya que no descuidamos el crecimiento como futbolistas y como personas de los chicos". Imposible ser más claro de lo que lo es Ricardo al ser preguntado por el gran objetivo del equipo para esta temporada.

 

Hasta dentro de unos meses no se sabrá el final de la temporada pero, por el momento, ésta está siendo "satisfactoria", como él define. Todo con un "grupo que es muy competitivo y compensado" y en el que destacan "jugadores polivalentes". En resumen, la temporada se queda en una nota de 7 porque "en determinados momentos y fruto de diferentes áspectos hemos sido algo irregulares en nuestro juego".

 

Con una fecha marcada
La nota final está en el aire y podría depender del partido de dentro de unas semanas ante El Salvador, un encuentro que tanto Ricardo como el equipo tienen marcado en rojo. Quedan por delante unas jornadas antes de  enfrentarse al líder de la categoría y "es de vital importancia encadenar dos victorias más porque nos daría un extra de motivación y seguramente un margen de puntos para afrontar al 200% el partido contra El Salvador".

 

La fecha será importante; el rival, de entidad; y la ambición, total. Todo para un equipo que quiere seguir mejorando semana a semana pero que, también, busca hacerlo desde la confianza y seguridad que dan las victorias, aquéllas que podrían firmar el ansiado y necesario ascenso de categoría.

Abel Tamayo: Somos un grupo de amigos

Siempre se habla de la fuerza que tiene el fútbol para hacer amistades y esta temporada el Alevín C es un buen ejemplo de ello. Bajo la batuta de Abel Tamayo y Rafael Segui, los jugadores del equipo siguen creciendo en lo fútbolístico y en lo humano. La unión entre ellos es vital para seguir forjando la magnífica temporada que están firmando.

 

"A veces pienso que más que un equipo, son una banda de buenos amigos que juegan a fútbol ya que estan muy unidos entre ellos. Además todos aportan su granito y su forma de ser al equipo. Siendo tan amigos entre ellos, se ve reflejado en el campo", asegura Abel al ser preguntado por su equipo. No hay una forma más elocuente de mostrar la fortaleza de su equipo, aquél que está firmando una inmejorable temporada en el grupo 4 de Segunda alevín.

 

"En líneas generales la temporada es muy buena", asegura mientras confiesa el horizonte deportivo que tiene el equipo. "Cuesta no pensar alguna vez en el partido de Escalerillas de dentro de unas semanas, donde parece que se decidirá la liga. Aún así nuestra prioridad es seguir currando bien día a día como hasta ahora, y ya pase lo que pase en ese partido, tocará seguir entrenando.

 

Una temporada perfecta
La buena disposición del equipo y "no tener un objetivo clasificatorio", como Abel confiesa, hace que "nuestro objetivo es que los chicos aprendan, crezcan, se lo pasen bien y, que si un día, otros equipos necesitan jugadores, los chicos estén preparados para poder jugar y dar el nivel con ellos". La ambición grupal e individual de mejorar y creer semana a semana no cesa y Abel Tamayo lo tiene definido en su cabeza, aquélla que futbolísticamente le lleva en parte a mirar al duelo ante Escalerillas. Sería el broche de oro par una temporada perfecta.

Javier Aguilar: El principal objetivo es formar personas

La formación del jugador es vital para su crecimiento y de cualquier equipo. Desde el CF Hernán Cortés lo tenemos claro y el ejemplo es el discurso que utiliza Javier Aguilar, entrenador del Infantil D. Su objetivo va mucho más allá de los resultados. Su principal ambición es el crecimiento individual para favorecer el éxito grupal y todo en el duro camino del conocimiento del fútbol.

 

"Es una temporada de aprendizaje porque el 75% de los chicos nunca había jugado a fútbol 11" y obviamente "se nota". "Hemos tenido que empezar de cero", asegura. El camino está siendo complicado pero muy gratificante ya que "es un grupo formidable que tiene unas ganas de entrenar y aprender muy grandes".

 

De esta forma no hay duda de que "el principal objetivo es formar personas, que aprendan valores como el respeto, la humildad y la unión". Deportivamente, la prioridad es que "cada niño cuando acabe la temporada haya mejorado individualmente". Cumpliendo esos patrones, el éxito está cerca.

 

Un grupo magnífico
Esperando al análisis final cuando acabe la temporada, Javier pide "seguir creciendo como equipo e individualmente". "Tenemos un calendario exigente pero intentaremos dar alguna sorpresa", asegura un entrenador que sigue remando semana tras semana por sacar lo mejor de un equipo muy agradecido al que llegó comenzada la temporada pero al que ya conoce muy bien. Por ello considera que aún tiene margen de mejora y lo tiene, sobre todo, "por sus ganas, su esfuerzo y su compromiso".

David Guzmán: Aún tenemos margen de mejora

Segundos clasificados, con sólo una derrota en toda la temporada, el Infantil A pelea por ascender de categoría pero con el objetivo grupal y necesario muy claro y definido, como asegura David Guzmán, entrenador del equipo. David, que junto a su hermano Jorge lleva el primer equipo infantil del Club, repasa la temporada de sus chicos tras 18 partidos.

 

Calificando la temporada como “muy buena” porque “los chicos, que son una auténtica piña, se esfuerzan para darlo todo”, la mayor alegría de David es que, después, “se ve reflejado” para un grupo que es “excelente”.

 

Con un objetivo secundario de “ascender y, después, si se gana el título mejor”, David tiene claro que “en estas edades lo primordial tiene que ser la formación tanto en valores como en conceptos futbolísticos”. Así, el crecimiento es innegable y el entrenador pide más a su equipo. Pese a sumar grandes números y excelentes partidos, la nota es de “8” porque “aún no tienen la formación para un 10 y les veo margen de mejora”.

 

La fuerza del grupo
Así la exigencia no para y el equipo sólo mira semana a semana. “Buscamos sumar tres puntos, como cualquier otra semana”. Sin rebajar la expectativa, el entrenador del Infantil A, cuestionado por un deseo, es claro: “Desearía que este grupo siguiera junto porque son tan buenos que es normal que los tienten muchos equipos”. Ese crecimiento grupal desde la fortaleza individual es la principal petición de un entrenador que no esconde las ganar por ascender y llevar al Club a recuperar la Primera Infantil pero desde un exigencia a la que se llegue desde el crecimiento diario.

Marcos Briz: El objetivo del equipo es ser un ejemplo

El pasado fin de semana, con un empate (3-3) ante el Stadium Casablanca, el Benjamín B arrancó la segunda vuelta de una temporada que Marcos Briz, su entrenador, resume en el crecimiento del equipo, la ilusión de los jugadores y la evolución del grupo. Todo para cerrar la primera mitad de la temporada con un 7 de nota. "Tenemos mucho margen de mejora", asegura.

 

Aprendizaje constante

Para Marcos, "la temporada está siendo muy emocionante y llena de sorpresas, que estamos aprovechando para aprender al máximo". Reconociendo que "el inicio fue un poco complicado, el equipo se está dando cuenta de que con pasión y entusiasmo puede conseguir lo que se proponga, dentro y fuera del campo. Día a día los chicos están aprendiendo y disfrutando cada vez más de este deporte".

 

Éste es uno de los grandes objetivos y satisfacciones de Marcos Briz, que comparte banquillo con Nacho Gil. Entre ambos están haciendo crecer a un grupo de chavales de enorme ambición. "Es un orgullo ver el entusiasmo que demuestran por aprender todos los días este grupo de chicos", asegura. "Tengo la gran suerte de que es un equipo que está compuesto por jugadores con mucho potencial y mucha capacidad de mejora", sentencia. Con ello, el crecimiento es innegable y semanalmente lo van consiguiendo.

 

Buscando la evolución del equipo y definiendo como objetivo que los jugadores "acaben la temporada con más ganas de fútbol que con las que empezaron", Marcos Briz pide que esta temporada sea inolvidable. Dentro de sus deseos para la segunda vuelta ya iniciada, él no habla de resultados. Quiere que la temporada esté marcada a fuego en sus jugadores. Eso será sinónimo de que el equipo no ha perdida la ambición y que, como pide Marcos, "quieran más" siempre.

Álex Aparicio: La primera vuelta es de sobresaliente

Hace semanas que se acabaron los adjetivos para el Alevín A. En una inmejorable situación clasificatoria, con el Memorial Pascual Martínez en el bolsillo y con cinco victorias consecutivas, los chicos de Álex Aparicio cerraron el pasado sábado la primera vuelta con una importante victoria (3-1) sobre la Unión la Jota-Vadorrey.  Con todo ello es importante analizar la situación del equipo y los objetivos a corto plazo.

 

Un orgullo máximo 

Antes de mirar al futuro hay que repasar lo ya conseguido, que no es poco. “La primera vuelta que ha realizado el equipo es de sobresaliente”, confirma un entrenador que asegura que “estoy muy orgulloso de todo el equipo porque cada semana dan todo en los entrenamientos y compiten al máximo en los partidos”. El orgullo de Álex es total y así resulta difícil poner algún pero a la primera vuelta realizada.

 

Con un ‘9’, como califica Álex Aparicio a la primera vuelta del equipo, es difícil verle algún problema a los primeros 15 partidos ligueros. Todo parece perfecto en un equipo que aún tiene mucho que decir en la segunda vuelta. Con muchos frentes abiertos e “intentar mejor los números de la primera vuelta”, todo se marca desde la ambición del equipo. 

 

“Debemos seguir trabajando a tope cada semana, cada sábado competir al máximo y así conseguiremos que los chicos crezcan y mejoren individual y colectivamente”, asegura un míster que confía y mucho en el margen de mejora de su equipo.

 

Una huella en sus jugadores

Esa opción de crecimiento que tiene el equipo lleva a Álex Aparicio a desear en voz alta. Cuestionado por tres deseos para la segunda parte de la temporada, el entrenador del Alevín A sueña con “la segunda plaza” de la categoría pero, más allá de resultados, él quiere dejar una huella en los chicos. Tanto futbolística como deportiva.

 

 

“Ver al final de temporada una mejora notable en el equipo y en cada jugador hará sentirme satisfecho” de igual forma que lo hará que “todos los chicos guarden un bonito recuerdo de esta temporada”. Ese será el gran éxito de un grupo que aún no ha dicho su última palabra esta temporada.

Nico Pedraza: El único objetivo es que el equipo siga creciendo

Tras el majestuoso ascenso conseguido la temporada pasada, con campenato de Liga incluida, el Juvenil A comenzó esta temporada la competición en Liga Nacional, una categoría tan ambiciosa como exigente en el que los jugadores siguen creciendo y mejorando cada día. Ca la inexperiencia en la categoría de un "95%", como asegura Nico Pedraza, su entrenador, el Juvenil que arranca este domingo la segunda vuelta en Huesca, hace un resumen muy positivo de la primera mitad de la temporada.

 

Después de 19 partidos ligueros y al ser cuestionado por cómo ha visto al equipo, Nico Pedraza cree que “la primera vuelta nos ha resultado dura” porque es una categoría “muy exigente” pero confirmando que “para un equipo recién ascendido como es el nuestro, entra dentro de la normalidad”. A esa exigencia hay que sumar “que la plantilla no conocía la categoría y no había jugado en ella en un 95%”. Por ello la exigencia ha sido altísima en una categoría que el entrenador del Juvenil define como “muy bonita y a la par muy complicada”.

 

Con ambición, Nico Pedraza confirma que “el equipo trabaja día a día y cada vez estamos mejor compenetrados”. “Ellos mismos ven que cada jornada que pasa están aclimatándose cada mejor a la categoría”, asegura. Así, “el único objetivo es que el equipo siga creciendo y que sigamos haciendo las cosas cada vez mejor”. Con estas credenciales por bandera, el equipo conseguirá sumar importantes victorias en el segundo tramo de la temporada.

 

Tres deseos

Antes de comenzar la segunda vuelta y preguntado por tres deseos para los próximos 19 partidos, Nico Pedraza asegura que “me gustaría que los chicos no tuvieran lesiones; que se divirtieran, ya que eso querrá decir que el equipo funciona bien; y que sigan creciendo para que el Club esté el año que viene en una categoría tan bonita como es la Liga Nacional”.